domingo, 11 de octubre de 2015

Un desfile de altos vuelos


Siempre pasa. Cada vez que la maison Chanel presenta una nueva colección, la ropa deja de ser el elemento principal y es la puesta en escena la que cobra un especial interés a la hora de mostrar ese 'algo' que tienen que tener todas las colecciones. Y claro, no es para menos. Primero, modelos que llegaban a la pasarela a través de un Carrousel puramente parisino o desde el interior de una chaqueta de la firma. Luego, un supermercado plagado de productos elaborados especialmente para la ocasión –y sí, todos de Chanel–, un casino hasta arriba de celebrities o, incluso, una 'brasserie' en homenaje a la propia Gabrielle. Y ahora, la terminal de un aeropuerto ubicada en medio del Grand Palais de París por el que desfilaron modelos con ostentosas 'trolleys', estampados de aviones y trajes de chaqueta y falda de 'tweed' para presentar la colección Primavera/Verano 2016. Y es que es más que probable que en eso de hacer espectáculo nadie gane al káiser.




















Sobre la pasarela, modelos que, como si de un laberinto se tratase, se iban paseando ante los presentes ataviadas con chandals de punto, monos de lana y sandalias con calcetines blancos. También jerseys y sudaderas anudadas a la cintura, y sobre la cabeza algún que otro 'canotier'. Todo ello acompañado de deportivas, mochilas y una banda sonora –a cargo de Toy, Philip Gorbachev y Sebastien Bouchet– que por momentos se confundía con los aplausos de los asistentes.  
























Y como colofón, la idolatrada Cara Delevigne y el ahijado del propio Lagerfeld –vestido de pies a cabeza como si de un piloto de avión se tratase– se pasearon de la mano del káiser para poner punto y final al DESFILE –así, con mayúsculas– esta temporada. Abróchense sus cinturones, porque la temporada no ha hecho nada más que comenzar. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...